Valencia vista desde el coche

Valencia vista desde el coche

Para nadie es un secreto que Valencia es una ciudad de gran importancia dentro de España, no sólo en el aspecto económico y poblacional (tercero en jerarquía luego de Madrid y Barcelona) sino también en lo turístico.Los encantos valencianos son abundantes y de todo tipo. Por ejemplo están las fiestas (sin hablar de la vida nocturna, más divertida e intensa que en muchos otros pueblos de España), entre las que destacan son las Fallas con su carácter de Interés Turístico Internacional, adornando plazas y calles con verbenas, fuegos artificiales y los infaltables ‘monumentos falleros’. También tenemos tradiciones únicas como el tribunal de las Aguas, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

 

Los atractivos con que cuenta Valencia son realmente variopintos. Incluso la propia ciudad es como un museo abierto, con edificios históricos que conviven con construcciones vanguardistas. Hasta el simple hecho de pasear por sus calles es muy gratificante…pero ¿qué tal si lo hacemos en coche? Las caminatas tiene su encanto especial, pero para no cansarnos demasiado y darle un vistazo a toda la “Capital del Turia” en menor tiempo, nada como circular en un vehículo, si nosotros mismos lo conducimos pues mucho mejor.

 

En Valencia hay una amplia red de taxis y autobuses, que cubren prácticamente todos los rincones, pero nadie puede discutir la sensación de estar al volante y deleitarse con el paisaje y atractivos turísticos de la región mediterránea. Sólo imaginen la escena…conduciendo nuestro Seat (u otras marcas de coches) por esta ciudad con influencias romanas y musulmanas…sencillamente incomparable.

 

El callejero valenciano tiene un diseño radial, con varios ejes concéntricos. Las distintas áreas se distribuyen desde el centro de la ciudad hacia la zona de playas. En cada rincón podemos encontrar un monumento, un parque, un jardín o una fuente. Eso sí: es conveniente conocer las rutas adecuadas, porque muchas calles tienen 4 carriles y perderse es fácil. Hay que armarse de paciencia y si se puede, de un buen mapa.

 

Al volante de nuestro vehículo podemos recorrer el extenso casco histórico, repleto de historia, tradición y cultura. Sus principales calles son: Caballeros, calle San Vicente, calle de Quart, de la Paz y la avenida del Barón de Cárcer. 

 

La visita a los monumentos de la Lonja de la Seda (obra maestra del gótico civil), Catedral de Valencia, las Torres de Quart (torres gemelas que integraban la muralla defensiva medieval) Palacio del Marqués de Dos Aguas, Torres de Serranos (una de las puertas que custodiaban la ciudad) o Basílica de la Virgen de los Desamparados, entre otras; son de verdad imperdibles. Los museos más importantes son el Museo de Bellas Artes San Pío V y el IVAM (InstitutValenciàd'Art Modern).

 

Siguiendo con nuestro paseo en coche, hay que darse una vuelta por el barrio de l'Eixample (El Ensanche) que prácticamente es un museo de lo mejor de la arquitectura ‘art nouveau’.

 

Pero no todo es historia y antigüedad en Valencia. Está la Ciudad de las Artes y de las Ciencias (Ciutat de les Arts i les Ciències), un complejo arquitectónico que agrupa diversas manifestaciones culturales.

 

Eso no es todo. Dependiendo de la época, podemos tener la suerte de coincidir con algunas de las muchas ferias y eventos internacionales. Además Valencia es sede de eventos deportivos de gran importancia mundial, como un torneo de tenis ATP World Tour 500 (así es, podríamos ver en persona al mismísimo Nadal) o el Gran Premio de Europa para los aficionados a la Fórmula 1.